martes, julio 24, 2007

Franquismo reloaded (II)

La muchachada de El Jueves responde con inteligencia a la arbitrariedad del poder. Tras la orden de confiscar los ejemplares del número anterior, de lo que dimos cuenta acá, responden con una portada cargada de ironía (click en la imagen para ver más grande). Esta respuesta no puede más que recordar a los pacifistas de los '60 poniendo flores en el caño de los fusiles que los apuntaban.

Recuperando las viejas sentencias de EDP, digamos que:

Es de facho perdido y franquista irredimible confiscar publicaciones porque desafían a los poderosos. El auténtico demócrata acepta las críticas como una expresión natural de la libertad de expresión.

El Coronel redobla la apuesta y desafía al juez-facho que firmó esto, a que, si se la banca, retire también este blog del ciberespacio.

4 comentarios:

Zabalita dijo...

Flojo lo del Juez, y lo de España que tolera semejante magistrado. Pensar que en Inglaterra, la monarquía se banca el acoso de los tabloides. Si alguno anduvo por Inglaterra sabe que los tabloides no dejan títere con cabeza y que no hay testa coronada que respeten.

Aureliano Buendía dijo...

Precisamente el senador y secretario primero de la Cámara alta Iñaki Anasagasti (PNV) apunta la misma comparación:

Se ha organizado una buena a cuenta del dibujo de El Jueves. Y la verdad es que todo esto es de risa. La mitad de la mitad de lo que ocurre en Gran Bretaña y allí la Casa Real lo aguanta todo porque viven en un verdadero sistema democrático. No son intocables. Aquí si. Aquí se ríen de nosotros a cuenta de los derechos históricos y resulta que el derecho histórico de una pandilla de vagos, eso es intocable. Por eso lo que más me ha gustado ha sido eso de que el Príncipe Felipe diga que ese es su único trabajo.

La situación no sólo es ridícula sino por completo preocupante. El retroceso de las libertades civiles y derechos políticos que implica la medida es grave. Pero más grave aún es la complacencia de muchos medios y de la mayor parte de la dirigencia política española.

Incluso en la democracia argentina, con todas sus debilidades institucionales, con todas sus heridas irresueltas, ha alcanzado un standard de libertad de prensa más alto.

El Coronel va a continuar su asalto contra la censura. ¿Y saben qué? Voy a postear completo el artículo del señor Anasagasti.

Martín dijo...

Es increíble que en el mismo país en donde un juez es multado por negarle la tenencia de su hija a una mujer con el argumento de que esa mujer es lesbiana, otro juez pueda censurar una revista tranquilamente (y con ésto no quiero decir que lo que hizo el primer juez sea bueno, sino que ambas medidas son igualmente deplorables pero sólo una fue castigada).
Aunque por otra parte los argentinos no tenemos un historial del todo limpio en ese terreno, ¿verdad? Recordemos que María Servini de Cubría censuró a Tato Bores y sigue ocupando su cargo con su mejor cara de "¿Y a mí por qué me miran?".

Aureliano Buendía dijo...

Comentando este caso con alguien, naturalmente surgió el caso Servini. Ambos casos son deplorables, pero creo que tienen dos diferencias sustantivas:

a.) Servini violentó la legislación al disponer la censura y, en cuanto el caso pasó a la instancia superior, la medida fue revertida. En este caso, el juez se sirve de legislación en vigor, lo cual plantea una situación de censura estructural.

b.) Cuando Servini censuró el programa de Tato, se despertó una extendida protesta en el mundo de la cultura y los medios, que invalidó la decisión de Servini mucho antes que lo hiciera la Cámara. En el caso de El Jueves muchas voces salieron a hablar de una libertad de expresión dentro de ciertas reglas (lo que es en sí una contradicción: la libertad individual es tal cosa porque no se ajusta a reglas, sino a responsabilidades), lo que habla a las claras de un consenso limitado sobre los alcances de las libertades democráticas.