martes, octubre 09, 2007

Incorrección de la semana: Vamos Sudáfrica, carajo!!


Probablemente nadie haya notado el cambio, motivo por el cual quiero enfatizarlo con un posteo. A la derecha de la pantalla, desde que creamos el blog incluimos una serie de links de cosas que (con distinto grado de seriedad e ironía) el Coronel recomienda.

Sin embargo, la imagen con la que iniciamos el posteo colmó la paciencia del Coronel y suprimimos uno de esos links. La idea de que estos pibes de barrio cerrado sean la "metáfora del país soñado" ya sobrepasó los límites tolerables y, como consecuencia, el Coronel retira la recomendación.

Ahora me pregunto: ¿a nadie más le rompe las bolas que Los Pumas sean la sensación de la semana? ¿nadie piensa cuestionar el alto contenido de clase que, tal como hoy por la mañana argumentaba Mario, de Palermo, tiene el rugby? ¿ahora estos muchachos que no son capaces de llegar a Lomas de Zamora ni con un GPS son lo popular e ícono de la nacionalidad? Bueno, yo no me lo banco más. Y si los escoceses me abandonaron el domingo, sé que los sudafricanos no lo van a hacer. Y en el caso que lo hagan, la victoria no tapará el fondo de la cuestión.

Primero, el gafe nacionalista-chauvinista: si todos los argentinos tiramos para el mismo lado... De este lema el infausto Proceso hizo una bandera. Pero Mario se queda corto, porque ese no fue sólo el lema del Mundial '78, sino también de la infame invasión de las Malvinas. Sin embargo, insuficiente todo esto, ahora tenemos una versión muy desmejorada del lema: los Pumas prueban que si quince conchetos tiran para el mismo, se puede. Y de ahí, una proyección casi organicista de la nación. ¿De dónde sacaron que la nacionalidad es un bloque homogéneo, donde todos tenemos que tirar para el mismo lado? La sociedad es diversa y múltiple, no hay razón para imaginarla moviéndose en una dirección.

Pero además el componente clasista como virtud, enfatizando un falso amateurismo o la educación universitaria ¿Tevez no estudió por vago? Si no estudió es por pobreza en una sociedad que siente creciente amor por la desigualdad, pobreza que no despierta el más mínimo interés del mundillo rugbier, tan selecto siempre, tan amante de esos códigos pretendidamente aristocráticos.

La pregunta, insidiosa, de Barcelona sigue ahí, molestándonos como un tábano: ¿Por qué razón los argentinos que no viven en countries deberían mirar los partidos del Mundial de rugby?

El Coronel celebrará siempre que Los Pumas pierdan. Y no le preocupa la incorrección política que esa postura anti-nacionalista implica. A fin de cuentas, cuando el sábado, con el puño crispado, festeje los caños de Carlitos, no será por patriota, será por enamorado de estos muchachos que fueron valientes donde pocos, que se hicieron a sí mismos desde las situaciones más desventajosas, para desde ahí, erigirse en ídolos.

El héroe siempre seguirá siendo uno, barrilete cósmico, ¿de qué planeta viniste?



Adenda: Largo tiempo después de estar este posteo en el aire, me encontré con esto; tenemos otro compañero de ruta dispuesto a levantar la voz.

7 comentarios:

Curda Floja dijo...

Estoy absolutamente de acuerdo con que el rugby es un deporte con una notable impronta de clase y especialmente con que sería imposible trazar una comparación entre Diego Armando y cualquier otro ser humano. Pero creo que el fervor de las victorias casi imposibles también está dado un poco por las lamentables actuaciones de nuestra selección de fútbol, la cual está repleta de estrellas que ya parecen modelos publicitarios y cuando tienen que transpirar la camiseta se olvidan de cómo se jugaba a la pelota.

Es imposible no percibir la cuota de corazón que ponen estos deportistas en cada partido, sean de San Isidro, Ramón Lista, González Catán, Recoleta, Budge o Barrio Parque… y creo que esto es lo que emociona incluso a gente de sectores más populares que habitualmente sólo consumen fútbol.

Zabalita dijo...

Adhiero 100% a Curda Floja. No me cabe esa postura a lo Sebreli de desear la derrota de los Pumas porque una parte de la prensa imbécil a la que nunca le interesó el rugby empieza a escribir pelotudeces. Allá ellos. A mí en lo personal el rugby me importa tres carajos y mi nacionalismo no aumenta por triunfos deportivos. Ahora, si puedo sentir simpatía por estos pibes que se están rompiendo el culo, y eso lo valor.

El resto es parte de un circo al que no me sumo. Que los medios digan lo que quieran. Como dice curdafloja estos chabones están poniendo el corazón ahí, y más también. Si no, Coronel, cuando vuelvas a Buenos Aires en vez de seguir el futbol los domingos te vas a ir a tomar café con Sebreli.

Zabalita dijo...

Agrego: que culpa tienen los Pumas de las boludeces que pone en su tapa Fontevechia, o de la reacción de gente que en su puta vida vio un partido de rugby y ahora habla de los jugadores como si los conociera de toda la vida? Ninguna.

Dios sabe que nunca me ha gustado el rugby, que en mi vida he ido a ver un partido y demás. Pero no encuentro motivo para apoyar a Sudáfrica. No estamos en la época de la dictadura donde un resultado favorable contribuye a la popularidad de un régimen asesino. Y por otro lado, dejando de lado la tapa pelotuda de un medio hiper pelotudo, que tiene de malo si la gente canaliza su alegría en un triunfo en un deporte al que nunca le dio pelota? no tiene derecho hacerlo?
Maestro, relajá un poco. En vez de putear a los 15 que están adentro de la cancha, agarrátela con los que inventan las boludeces. Si no te gusta el rugby, como es mi caso, que te sea indiferente y punto.

Martín dijo...

Como ya dije en Mide/No Mide, lo que más me jode a mí no es el caracter elitista del rugby, sino la cantidad de imbéciles que de la noche a la mañana se convirtieron en fanáticos de los Pumas.
Saludos

Aureliano Buendía dijo...

El Coronel no tiene ni la más supina idea sobre lo que piensa Sebreli sobre esta banda de amantes de los esteroides. Pero aun sin su inspiración, no puede seguir bancándose callado tanta boludez. Me aterra la idea de volver a poner un pie en Buenos Aires y ser testigo de una rugbymanía. Y el panorama se vuelve cada vez más aterrador, a cada segundo que dura esta farsa. El diario centenario titula en su versión on-line:

Pichot, "el socialista del rugby". El diario As de España destaca las virtudes tanto deportivas como humanas del capitán de los Pumas; "Es amigo antes que estrella", afirma.

No comments.

Coincido con Curda Floja en un punto: estos hongos florecen de la decadencia relativa del fútbol argentino. Y, seguramente, nadie recuerde todo esto en cuanto el campeonato empiece a acercarse a las últimas fechas, ni es necesario que llegue el Mundial de Sudáfrica. Sólo hace falta un poquito de emoción del torneo local; y, si a alguien le queda alguna duda, que chequee los centímetros dedicados por la portada de Olé a toda esta estupidez el lunes.

Por supuesto que los deportistas (o estos tipos, en el caso de los rugbiers, que me resisto a darles ese alto calificativo) no son responsables de la mediatización y farandulización de la competencia. De hecho, el básquet sufrió en carne propia este show, individualizando en uno (Ginóbili) el producto de un proceso de 20 años, distorsionando así todo el desempeño colectivo. Pero esto no es lo mismo, algo lo hace diferente, aunque me cuesta determinar qué. Probablemente su impronta clasista, quizás su giro de popularidad anti-popular y gorila, en una de esas es la tonada garca de Pichot. No sé bien qué es, pero es algo que lo hace diferente.

Además, Zabalita querido, ¿por qué debería ser indiferente? Indiferente me es el lacrosse o el canotaje, claramente no el rugby. ¿Y por qué debería tener implicancias políticas mi rechazo? Yo no quiero derrocar ningún régimen con su derrota, sólo ansío festejarla. Ver la típica portada chauvinistas de Clarín al día siguiente titulando algo como El sueño llegó a su fin. ¿Pero era el sueño de quién? Ni idea, mío no, de eso estoy seguro. Porque yo estoy esperando esa derrota, para festejar con el primer sudafricano que encuentre; quizás, en ese caso, hasta me compre un buzo verde, para traérmelo puesto cuando regrese a Bs.As.

Y la pregunta del millón, que jamás nadie me supo responder: ¿Por qué yo debiera hinchar por estos tipos? A fin de cuentas, uno no sólo se pregunta porqué no, sino que a veces se debe preguntar porqué sí. ¿Hay algo que, aunque más no sea remotamente, me una a ellos? ¿Por qué debería preferir su victoria a la de otros sufridos rugbiers, seguramente con tan buen corazón como Pichot, que seguramente también dejan todo en la cancha, como son los sudafricanos? Naaada. En especial, cuando la victoria me da el bonus de burlarme de los derrotados: o Curda, ¿vos no festejaste el gol de Del Piero? Vaaaamos.

Para terminar digamos que, acá, el problema principal es que Mollo tenía razón: a la posmodernidad la sucedió la era de la boludez.

Vamos Sudáfrica, carajo!!

Zabalita dijo...

Yo no dudo en despreciar la rugbymania. Seguro que si a los Pumas les va bien va a haber un monton de giles que en su puta vida vieron un partido de rugby saliendo a festejar y tapas de diario etc. Nadie te dice que apoyes a los Pumas, ni nada por el estilo. Pero me parece que entra en los comportamientos dignos de la era de Mollo forzar la incorrección por el solo hecho de molestar, no a mí, dado que nunca seguí el rugby, siempre fui muy crítico de ciertos comportamientos asociados a mucha gente de clase alta que practica ese deporte, etc.

Ahora, simplemente apoyar a un equipo porque te molesta la farandulización, me parece pobre. Me hace acordar a los que querían que Argentina le fuera mal en el mundial 2002 (como que le fue mal por cierto) para que el gobierno de Duhalde no capitalizara políticamente un mundial. No digo que vos estés con Sudáfrica porque querés que Kirchner no capitalice esto.

Pero bueno, cada uno es como es. A mí me importa tres pitos si el lunes la tapa dice una cosa u otra, aunque me gustaría verlos ganar. Lo que haga el resto, asunto del resto y si se transforma en una rugby mania, que problema hay? Honestamente, me parece que a usté últimamente no hay poronga que le siente bien...

Con todo cariño

Zabalita 'el polemista'

Aureliano Buendía dijo...

Respondo cuando toda la farsa ha terminado y sólo queda la resaca de un hecho que pronto todos habremos olvidado que alguna vez ocurrió. Y, tras lo cual, como Borges, agradeceremos la imperfección de la memoria.

Primero, si algo jamás preocupó al Coronel es la farandulización del rugby. Acá nunca se quiso plantear un debate entre puristas y advenedizos porque, para decirlo bien claro, me chupa un huevo que se pueble de advenedizos el rugby. Acá se intentó romper con la naturalización nacionalista chauvinista.

Segundo, la expresión chauvinista en este caso había adquirido su impronta más gorila en décadas, idealizando estereotipos de clase alta para contraponerlos a las mentadas vulgaridades de los sectores populares. Y la verdad que si el nacionalismo chauvinista es una lacra, el modelo recoletense es probablemente su expresión más excecrable.

Parafraseando a NK, ahora todos le dicen Agustín, pero no se olviden que es Pichot.

Tercero, los afectos anti-pumas del Coronel son de larga data y nada tienen que ver con él ni el Mundial ni la lamentable portada de Noticias; lo que no obsta reconocer que ambas cosas han crispado la paciencia. Es decir, la coyuntura determinó el acto de postear, pero no su contenido.

Y cuarto, no sé porqué se empeña en meter la coyuntura política en todo esto. Acá al Coronel no le interesa si algún gobierno (hoy el kirchnerismo, en otro momento Duhalde, Menem o quien fuere) capitaliza un logro deportivo.