martes, octubre 30, 2007

Se va, se va y nunca volverá

Lo hemos dicho antes: todas las desventuras políticas del Sr. Blumberg, lo reconozco, me arrancan una sonrisa, a veces menos, pero nunca menos que una mueca de satisfacción y cierto brillo en los ojos.

El pasado domingo la candidatura a gobernador del máximo exponente del pensamiento represivo y metebala de los últimos tiempos alcanzó un misérrimo 1.28% de los votos en la provincia de Buenos Aires. Apenas unas 84 mil personas estuvieron dispuestas a acompañar a este pequeño Le Pen bonaerense y su discurso derechista incombustible, que no asume el respeto a los Derechos Humanos como una causa justa sino como un costo y que representa a las ideas más represivas en materia de seguridad.

Si a esto sumamos que Patti obtuvo un 2.48% y que Rico no fue capaz de imponer a su pollo en San Miguel, el electorado facho parece estar en crisis.

Mozo, la próxima ronda la invita el Coronel, que tenemos algo por lo que brindar...

2 comentarios:

Martín dijo...

No solo le quitó votos lo del inyenieri, sino su el hecho de ser la pata bonaerense de una de las fracciones del Grupo Mausoleo. Espero que con esto, su carrera política basada en inspirar compasión e indignación de las señoras gordas se acaba de una vez por todas.
Saludos

Aureliano Buendía dijo...

Creo que a medida que se iban volviendo más claras sus ideas sobre qué era "seguridad" y cómo había que afrontar el asunto, mucha gente se dio cuenta que no era lo que tenía en mente.

Y a medida que intentaba ampliar la agenda, más y más gente lo abandonaba.

Afortunadamente, se acabó la carrera política de este Señor.