martes, junio 12, 2007

Tracción trasera

Hago mías las palabras de Ramble, que copio textuales a continuación:

Entre millones de cosas sobre las cuales no tenemos la más mínima idea del porqué pasan, Ramble no entiende porqué, si estamos de cara a la segunda vuelta y según dice, es un aliado de Daniel Filmus, el diputado porteño electo Anibal Ibarra, cada vez que aparece en los medios sigue criticando a Jorge Telerman!!. Le paga Macri acaso?. Todo resulta muy absurdo, como el verso que inventó su grupo de asesores y repite como loro una parte del periodismo ensobrado por el ladriprogresismo residual, sobre la existencia de una supuesta "tracción trasera" (sic), que supone que Ibarra traccionó votos "hacia arriba" a la lista de Jefe y Vice, desde su módica posición de cabeza de lista de legisladores. Como es obvio se trata de una saraza absolutamente incontrastable por cualquier método de análisis electoral conocido. En fin en Ramble queremos saber qué habremos hecho de tan malo los porteños para merecer la persistencia de este notable castigo? Alguno puede responder esto? Gracias, desde ya, muchísmas gracias.

Para esto yo tampoco tengo ninguna respuesta. En realidad, no sé si alguien tiene alguna idea sólida y consistente pero, si alguno la tiene, se ruega compartirla.

2 comentarios:

Alejandra dijo...

MACRI es el proyecto privatizador y autoritario. Es el proyecto de López Murfy (ese que fue Ministro de Economía en la época de De la Rúa y duró una semana, ese López Murfy que dijo que la Universidad no tenía que ser gratuita). Es también el proyecto de Sosbich (ese gobernador neuquino), es el proyecto del ex ingeniero Bloomberg. Es el proyecto de las escuelas charter y el de la Organización Mundial de Comercio.
De burbujas de colores ya vivimos en la época de Menem.
Y a no confundirse: que el equipo de Boca sea bueno tiene que ver con el técnico, no con el administrador del club. Basta de burbujas de colores que después será tarde.

Aureliano Buendía dijo...

Estimada Alejandra.

Si mirás los otros posteos, podrás inferir que Macri está bastante lejos de mis preferencias políticas. Sin embargo, eso no significa que tenga que atribuirle todos los males del mundo. Dentro de la agenda del macrismo, con el que insisto no tengo nada que ver, no aparece la privatización de nada (de hecho, en la ciudad de Buenos Aires, tampoco hay mucho por privatizar), ni tampoco encuentro ningún motivo para calificar de autoritario.

Algunos socios políticos de Macri sí los considero más cercanos al perfil que vos decís. Hace unos días aproveché el tema del título de Blumberg para decir lo que pienso de él: que es un fascista, con ideas entre retrógradas y demenciales. Y si no postee nada sobre Sobisch es porque no encontré oportunidad. Pero atención a un detalle: Sobisch es un Kirchner de derecha, de la misma forma que Kirchner es un Menem de izquierda. Sólo tenés que ir a Neuquén o a Santa Cruz o a La Rioja para comprobar las similitudes.

En definitiva, lo que digo es que para hacer una evaluación es mejor mirar los hechos y no quedarse sólo en las palabras.

Y como posteas esto en un comentario donde criticaba a Ibarra, aprovecho para hacer una última aclaración: que critique a Ibarra no significa que apoye a Macri, ni tampoco lo contrario, que por putear a Macri defienda a Ibarra. Alguien que arma su caja de recaudación política a partir de las habilitaciones municipales, tiene que hacerse cargo de su responsabilidad política (y quién te dice que un día la justicia dice también civil) por la muerte de casi 200 personas.